06.09.2017

La simulación como experiencia educativa

Con visiones y experiencias de especialistas del ámbito educativo y de la salud, se desarrolló el primer simposio dedicado a la simulación como innovación tecnológica.

  • La simulación como experiencia educativa
  • La simulación como experiencia educativa 2

Organizado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, junto al de Salud y el de Educación, esta mañana se desarrolló el Primer Simposio Nacional “La simulación como innovación tecnológica en el campo de la educación en las ciencias de la salud” en el Auditorio del Centro Cultural de la Ciencia (C3). La apertura estuvo encabezada por Agustín Campero, secretario de Articulación Científico Tecnológica; junto a Mario Gimelli, jefe de gabinete de la Secretaría de Políticas Universitarias; David Aruachan, secretario de Operaciones y Estrategias de Atención de la Salud; Alejandro Ramos, secretario de Políticas, Regulación e Institutos; y Aldo Caridi, subsecretario de Atención Hospitalaria de la Ciudad de Buenos Aires.

En el panel de bienvenida, Agustín Campero se refirió al rol del Ministerio de Ciencia de “poner a disposición del resto de las dependencias todas las capacidades del país en materia de ciencia y tecnología, ya que tenemos la responsabilidad de prestar servicios a otros ministerios”. Además, expresó que el Ministerio también tiene que ocuparse de que “la ciencia y la tecnología estén presentes en todas las actividades del quehacer argentino, del desarrollo, del bienestar, la salud y la educación”.

Gimelli, a su turno, destacó la importancia del simposio, “ya que entendemos la simulación como una estrategia didáctica que desde el punto de vista de la ética busca evitar el ensayo y error en humanos y disminuir errores de la aplicación de las técnicas”. Arauchan, por su parte, resaltó el impacto de la utilización de estas nuevas tecnologías en la capacitación de recursos humanos; mientras que Caridi sostuvo que el encuentro “refleja las necesidades imperantes de la era del conocimiento: este es el camino para que nuestros futuros profesionales adquieran todas las habilidades prácticas para la intervención en los pacientes”.

Dirigido a decisores políticos relacionados con la materia, responsables de la formación universitaria, directivos de efectores de salud del ámbito público y privado, directivos de centros de simulación y referentes de la industria y de la comercialización de recursos tecnológicos relacionados, el objetivo del encuentro fue el de proporcionar un ámbito para compartir experiencias y puntos de vista sobre el desarrollo de la simulación en el campo de la educación en las ciencias de la salud.

La primera mesa estuvo dedicada a analizar la simulación como experiencia educativa. Nidia Schuster, asesora pedagógica de la Fundación Garrahan, reflexionó sobre la simulación desde una perspectiva didáctico-educacional. Remarcó, en esta línea, la importancia de la interacción, “que nos permite trascender el significado individual”, y el pensamiento anticipatorio, “que implica evaluar las consecuencias a mediano y largo plazo de las decisiones y acciones que se toman hoy”, en la metodología de enseñanza y aprendizaje.

“La simulación clínica nace como una herramienta innovadora de indiscutible beneficio en el proceso de aprendizaje del equipo de salud, reflejándose en la mejora de atención de los pacientes en una experiencia muy cercana a la realidad clínica”, agregó Nidia.

También expuso Mauro Brangold, de la Asociación de Médicos Municipales del Hospital El Cruce, quien se refirió al pasado, presente y futuro de la simulación: “Cuando hablamos de simulación no hablamos sólo de simulación sino que también hablamos de un montón de conocimientos que se vinculan que tienen que ver con el ejercicio y la responsabilidad profesional, el desempeño, la vocación de servicio, qué tipo de maestros tenemos, con qué tipo de enseñanza disponemos, y la seguridad del paciente”.

“Simular es el artificio contextual que referencia la investigación de una hipótesis de trabajo utilizando modelos”, afirmó el especialista. Respecto al futuro, aseguró que “toda la tecnología nos anticipa que la combinación de los simuladores, una buena formación docente y una correcta planificación educativa es seguramente el camino de la educación de las ciencias de la salud”.

A continuación se expusieron una serie de experiencias educativas en simulación de diversas instituciones educativas y de la salud como las Universidades Nacionales del Nordeste, del Litoral, y de La Matanza; la Universidad de Buenos Aires, la Universidad Adventista del Plata y la Abierta Interamericana; así como el Hospital Garrahan, y el Hospital El Cruce, entre otros.

Además, se realizó un panel dedicado a mostrar casos del sector productivo sobre desarrollo y comercialización de tecnologías de simulación; y finalmente, Néstor Simone, director del Fondo Fiduciario de Promoción de la Industria del Software (FONSOFT), explicó los instrumentos de financiamiento con los que cuenta la Agencia Nacional de Promoción Científica para fomentar el desarrollo del sector.

El avance de la simulación en la educación en ciencias de la salud en el país involucra cuestiones relativas a la enseñanza en el campo de las ciencias de la salud y a la posibilidad de desarrollos tecnológicos propios. Por esta razón, las tres carteras convergieron en la realización de este simposio, que servirá de punto de partida para potenciar el crecimiento de las actividades y proyectos en este campo.

BUSCADOR
Noticias
INFORMACIÓN RELACIONADA