07.12.2017

Gabriel Rabinovich fue distinguido como Investigador de la Nación

Se entregaron los Premios Houssay, Houssay Trayectoria y Jorge Sabato, para homenajear a los miembros más destacables de la comunidad científica en 2016; por primera vez, el máximo galardón fue acompañado con la suma de un millón de pesos.

  • Gabriel Rabinovich fue distinguido como Investigador de la Nación
  • Gabriel Rabinovich fue distinguido como Investigador de la Nación
  • Gabriel Rabinovich fue distinguido como Investigador de la Nación
  • Gabriel Rabinovich fue distinguido como Investigador de la Nación
  • Gabriel Rabinovich fue distinguido como Investigador de la Nación
  • Gabriel Rabinovich fue distinguido como Investigador de la Nación

En el Museo de Casa Rosada, el presidente Mauricio Macri y el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Lino Barañao, encabezaron la ceremonia de entrega de la Distinción al Investigador de la Nación Argentina, que en la edición 2016 fue otorgada al bioquímico Gabriel Rabinovich por su aportes en el tratamiento del cáncer y enfermedades inflamatorias.

En ese marco, el Presidente afirmó: “Ustedes son un orgullo para todos los argentinos, porque llevan adelante su tarea con vocación, curiosidad, idoneidad y, sobre todo, algo que es tan importante como el entusiasmo y la responsabilidad. Todas condiciones que necesitamos más que nunca en esta nueva etapa, sobre todo porque el mundo cambia y lo hace cada vez más rápido, y de maneras impensadas”.

Tenemos mucho para aportar, y para eso es fundamental este gran conjunto de científicos, cada uno con su carrera, con sus hallazgos, con sus áreas de conocimiento; todo es parte del capital que tenemos como país. El desarrollo de la ciencia es fundamental para avanzar hacia un país más unido, integrado y con menos pobreza y más oportunidades. Es un motor de desarrollo que a veces se ve como algo lejano, que pasa adentro de un laboratorio, pero es mucho más que eso porque su impacto se ve en el día a día de la gente”, expresó Macri.

A su turno, Barañao consideró: “El rol de la ciencia en un país moderno es aportar al crecimiento económico y social. Eso es lo que pretendemos destacar con esta ceremonia, la evaluación que la política hace de la ciencia y la tecnología. Lo que proponemos es volver a lo planteado por Pasteur, quien demostró que no había contradicción entre ciencia básica y aplicada, sino que sentó las bases de una ciencia básica inspirada en el uso”.

Hemos acordado con otros ministerios el fomento de la bioeconomía, y continuamos trabajando en algo tan esencial como es la popularización de la ciencia. También participamos en proyectos estratégicos relativos a la construcción de piezas para la industria satelital, la agricultura de precisión y la acuicultura, entre otros. Asimismo, impulsamos el acercamiento de los más jóvenes a saberes fundamentales como la robótica, que les permitirá insertarse de manera más eficaz en mercados laborales”, concluyó.

Los galardones apuntan al fomento y jerarquización de la actividad científica en el país, mediante el reconocimiento de un prestigioso jurado e importantes incentivos económicos. Destacan a quienes han aportado significativamente a la producción de nuevos conocimientos, la generación de descubrimientos de impacto social, al desarrollo de innovaciones tecnológicas de impacto productivo y a la formación de recursos humanos.

Sumado a la Distinción al Investigador de la Nación, que consta de un diploma, una medalla de oro y la suma de 1 millón de pesos, Rabinovich fue premiado en la categoría Houssay Trayectoria por el área de Ciencias Biológicas (molecular, organismos y sistemas) y Bioquímica.

Gabriel Rabinovich es investigador superior del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y vice-director del Instituto de Biología y Medicina Experimental (IBYME). También es profesor titular del Departamento de Química Biológica, de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la Universidad Nacional de Buenos Aires, y profesor visitante en varias casas de altos estudios del exterior.

El doctor Rabinovich analiza los aspectos bioquímicos y moleculares del cuerpo humano con el fin de diseñar nuevas estrategias terapéuticas en cáncer y enfermedades inflamatorias. Sus hallazgos se reflejan en 239 publicaciones en revistas de alto reconocimiento internacional, como Nature Immunology, Nature Reviews Cancer, Nature Medicine, Nature Review in Immunology, Science, Immunity, Cell, y Cancer Cell.

Junto con su equipo llevó a cabo desarrollos tecnológicos destinados a modular la respuesta inmune mediada por galectinas; trabajos que condujeron a la presentación de ocho patentes de invención. Sus investigaciones han recibido financiamiento de agencias nacionales y de instituciones extranjeras, siendo las más destacadas el Cancer Research Institute, el Wellcome Trust, y la Fundación Sales.

Entre las distinciones que Rabinovich ha recibido, se encuentran: Miembro Extranjero de la Academia de Ciencias de Estados Unidos, los premios Bunge y Born, Konex Platino, Houssay, y de la Academia Mundial de Ciencias (TWAS, por sus siglas en inglés). Además, se le ha otorgado el título de Doctor Honoris Causa por parte de la Universidad Nacional de Córdoba y de la Universidad Católica de Córdoba, y ha sido merecedor de la Beca Guggenheim.

Por su parte, los Premios Houssay Trayectoria, que reconocen a investigadores mayores de 45 años, se otorgaron al doctor en Física Osvaldo Civitarese, quien ha desarrollado una interfaz entre la física nuclear, de partículas y del neutrino, y actualmente es el responsable del proyecto internacional ANDES (Agua Negra Deep Experiment Site); a la doctora en Sociología Catalina Wainerman, que ha sido pionera en múltiples temáticas dentro de las Ciencias Sociales, tales como la participación económica femenina y el rol de la educación en el desarrollo económico; al investigador Roberto Salvarezza, quien ha centrado su obra en la fisicoquímica de superficies, nanociencias y nanoscopías, ha publicado en las mejores editoriales internacionales sobre nanociencias, es coautor de cuatro patentes y ha participado en diversos servicios de asistencia técnica; y al doctor Gabriel Rabinovich, dada su tarea e influencia en el campo de la Química Biológica. En cada una de las disciplinas, los ganadores obtienen una medalla, un diploma y la cifra de 200 mil pesos.

El premio Jorge Sabato lo ganó la doctora Graciela Font, quien lideró el proyecto “Yogurito Escolar, el Probiótico Social”, considerado un caso emblemático de interacción entre los sectores de ciencia, técnica, empresas, Estado y sociedad. Los resultados del mismo fueron transferidos al gobierno de Tucumán, a otras provincias y municipios mediante convenios con el CONICET.  Los beneficios que aporta Yogurito a la salud fueron comprobados mediante estudios clínicos que demostraron el aumento de las defensas naturales, la disminución significativa de eventos infecciosos de las vías aéreas superiores, y la disminución de la frecuencia de parasitosis.

El Premio Jorge Sabato constituye una distinción especial a investigadores tecnólogos que cuenten con un destacado historial en transferencias y desarrollos tecnológicos con impacto económico-productivo en sectores  críticos para el desarrollo económico y social del país. El finalista recibe una medalla, un diploma y el monto de 200 mil pesos.

Por último, los Premios Houssay destinados a investigadores menores de 45 años fueron para: la doctora en Matemática Sonia Natale, por su labor en álgebra, especialmente en las estructuras de categorías tensoriales y de fusión, y las estructuras relacionadas; el investigador José Estévez, dedicado a la Biología celular, molecular y del desarrollo vegetal, particularmente a las bases moleculares del crecimiento polarizado; el doctor Rodolfo Willoud, por sus aportes en Química ambiental y su activo rol en la formación de recursos humanos y gestión universitaria; y  el doctor en Biología Rolando González-José, quien entrecruza la Antropología y la Biología en el estudio de la evolución humana. En cada una de las disciplinas, los ganadores reciben una medalla, un diploma y la cifra de 120 mil pesos.

Los ganadores de cada categoría se definen en base a una nómina en orden de mérito, confeccionada por un  Consejo asesor integrado por personalidades de reconocida trayectoria en el sector científico y académico, que actúa como órgano de consulta acerca de las bases y condiciones elaboradas por el Ministerio para su implementación. Luego, a partir de dicho listado el Poder Ejecutivo selecciona al Investigador de la Nación.

El secretario de Planeamiento y Políticas en Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Jorge Aguado, presentó el premio Mecenas, destinado a las instituciones que de manera sostenida han apoyado y reconocido la labor en ciencia y tecnología en nuestro país. Los galardones fueron recibidos por Arturo Prins, director ejecutivo de la Fundación Sales, y por Jorge Born (hijo) en representación de la Fundación Bunge y Born.

BUSCADOR
Noticias
INFORMACIÓN RELACIONADA
Área
Ministerio
Video
Video de

Enlaces