29.08.2017

El Gobierno Nacional firmó un Acuerdo Sectorial para la promoción y desarrollo de la Biotecnología

Plantea la colaboración entre el sector público y el privado para reglamentar la Ley de Biotecnología, desarrollar inversiones por US$ 670 millones, aumentar las exportaciones, fortalecer la transferencia entre el sistema científico-tecnológico y el productivo, y generar empleo de calidad.

  • El Gobierno Nacional firmó un Acuerdo Sectorial para la promoción y desarrollo de la Biotecnología
  • El Gobierno Nacional firmó un Acuerdo Sectorial para la promoción y desarrollo de la Biotecnología
  • El Gobierno Nacional firmó un Acuerdo Sectorial para la promoción y desarrollo de la Biotecnología
  • El Gobierno Nacional firmó un Acuerdo Sectorial para la promoción y desarrollo de la Biotecnología
  • El Gobierno Nacional firmó un Acuerdo Sectorial para la promoción y desarrollo de la Biotecnología

El Gobierno Nacional firmó hoy un Acuerdo Productivo con el sector de Biotecnología, en el marco de los acuerdos específicos de mejora de la competitividad sectorial orientados a acelerar inversiones e incentivar la creación de empleo.

Argentina ya ha logrado avances y logros en este sector: es líder y pionera regional en la producción de anticuerpos monoclonales para tratamientos contra el cáncer, en la clonación de animales (vacas y caballos); tanto en anticuerpos monoclonales como en proteínas recombinantes nuestro país ha tenido resultados exitosos en transferencia tecnológica exitosa hacia el mundo (por ejemplo Brasil y China). También es líder mundial en la producción de vacunas veterinarias para la aftosa y en la fabricación de biocombustibles, y líder regional en la producción de vacunas; mientras que la soja resistente a la sequía es un desarrollo argentino y fue aprobado recientemente por la FDA de Estados Unidos.

Este Acuerdo lleva la firma del ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (MINCYT), Lino Barañao; y sus pares de Producción, Francisco Cabrera; Agroindustria, Ricardo Buryaile; Salud, Jorge Lemus; y Hacienda, Nicolás Dujovne. En representación del sector, firmaron el Acuerdo las autoridades de la Cámara Argentina de Biotecnología (CAB).

Los Acuerdos Sectoriales están basados en el diálogo y el consenso; aportan previsibilidad y reglas de juego claras para destrabar inversiones, mejorar la competitividad y liberar el potencial de las actividades productivas.

El presidente, Mauricio Macri, resaltó que “Argentina tiene muchos investigadores capaces de crear, innovar y desarrollar. Biotecnología es mejores alimentos, mejores remedios, mejores vacunas. Este acuerdo es una nueva señal de que el camino correcto es seguir trabajando en equipo para estar mejor preparados para el futuro porque la biotecnología nos va a ayudar a crecer, a generar trabajo y productos innovadores”.

Remover obstáculos es nuestro compromiso, por eso vamos a reglamentar la Ley de Biotecnología”, afirmó Macri y destacó el “compromiso de empresarios en inversiones para generar 800 puestos de trabajo”.

Durante el encuentro, el ministro Barañao afirmó: “El hecho de que se firme este Acuerdo, que implica por parte de la Cámara Argentina de Biotecnología un compromiso de inversión y de generación de empleo en el país, me parece altamente significativo por cuanto indica que finalmente Argentina está encarando el camino hacia una economía basada en el conocimiento.”

Por su parte, el ministro Cabrera expresó: “Este sector es clave por su potencial para generar un salto de competitividad en otras actividades productivas; por ejemplo, hay tres empresas en el mundo que hacen clonación de animales y dos de esas tres son argentinas. Argentina es referente regional en salud, agro y ganadería. Con este Acuerdo creamos las condiciones para acelerar la llegada de inversiones, y posicionarnos como proveedores de soluciones biotecnológicas que el mundo demanda de manera creciente, en alimentos, salud y cuidado del medio ambiente”.

Para el período 2017-2019, las empresas del sector como Amega Biotech, Argenomics, Bioceres, Biogénesis Bagó, Bioprofarma, Biosidus, Denver Farma, Diagramma, Elea, Gador, Garruchos, Kheiron, Molinos, Pharmadn, Rizobacter, Sinergium Biotech, Wiener Labs, Inmunova invertirán más de US$ 670 millones.

El ministro Jorge Lemus sostuvo que “la biotecnología aplicada a la salud significa un avance extraordinario, aporta soluciones tanto en el diagnóstico, el tratamiento y la prevención de muchas enfermedades. Gracias a la innovación biotecnológica contamos día a día con más y mejores opciones sanitarias para los pacientes. Este revolucionario cambio está aún en una fase inicial y Argentina tiene los conocimientos y recursos humanos para ser protagonista de este proceso”.

Por su parte, el ministro Buryaile dijo que “este acuerdo resulta de vital importancia ya que mediante la articulación público privada las políticas pueden sustentarse en el tiempo. El sector biotecnología argentino es pionero en el mundo y como Estado tenemos el compromiso de impulsarlo para seguir liderando la innovación en sus diversas áreas. Porque esto no solo nos agrega valor, es desarrollo, empleo y crecimiento para todos".

El secretario de Transformación Productiva, Lucio Castro, agregó: “La biotecnología revoluciona la forma de producir de toda la industria y sienta las bases para la economía del futuro. Este Acuerdo Productivo potencia la innovación y la economía del conocimiento, creando el marco institucional para liberar las capacidades científicas y empresariales que hoy existen en nuestro país”.

El Acuerdo Sectorial de Biotecnología se suma a los acuerdos productivos ya firmados con los sectores de Vaca Muerta, Automotriz, Construcción, Textil y Calzado, y Motos.

Detalles del Acuerdo Sectorial de Biotecnología

  1. Ley de Biotecnología. El Estado Nacional se compromete a reglamentar la Ley de Biotecnología, sancionada hace 10 años: implica la amortización acelerada en el Impuesto a las Ganancias y la devolución anticipada del IVA por la adquisición de bienes de capital. Estos incentivos mejoran la competitividad del sector, viabilizan inversiones y favorecen la innovación.
  2. Inversiones. El sector privado se compromete a realizar inversiones por US$ 670 millones, con impacto en la creación de 800 empleos calificados.
  3. Exportaciones. Con el apoyo de políticas públicas orientadas a fortalecer el comercio exterior, las empresas del sector se comprometen diversificar mercados y aumentar sus exportaciones hasta alcanzar un nivel cercano a los US$ 450 millones en 2019.
  4. Innovación. El Estado Nacional se compromete a mejorar los procesos de registro público para que sean más ágiles y favorezcan la innovación, que es un aspecto central para la competitividad de las empresas del sector. Esto implica una revisión estructural de cada registro con foco en los productos biotecnológicos, y el trabajo conjunto de la ANMAT, los ministerios de Salud y Agroindustria, y la CONABIA.  
  5. Cooperación y articulación. Constitución de la Comisión Consultiva para la Promoción de la Biotecnología Moderna, que tendrá carácter consultivo y estará conformada por expertos de los sectores público y privado.

Tras la firma del documento, se llevó a cabo un panel con representantes de la Cámara Argentina de Biotecnología (CAB), moderado por el secretario de Planeamiento y Políticas en Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva del MINCYT, Jorge Aguado. Durante el mismo, disertaron Martin Vázquez por la empresa Bioceres, Lucas Filgueira Risso por PharmADN, y Juan Llamazares Vegh por Stämm.

Acerca de las compañías del sector que participaron en el panel

  • Bioceres. Firma dedicada a la biotecnología agrícola, creada en 2001, completamente integrada con una sólida posición de liderazgo en América del Sur y acceso a mercados agrícolas mundiales a través de canales propios y de socios líderes en la industria. Trabajamos con científicos y firmas agrícolas internacionales para la creación, el desarrollo, la desregulación y la comercialización de tecnologías destinadas a sus mercados objeto de alto crecimiento en biotecnología de semillas y agroindustrial. Entre sus hitos, Bioceres ha obtenido la aprobación regulatoria en 2015 del primer cultivo transgénico de soja desarrollado íntegramente en el país, con aprobación por la FDA en Estados Unidos en 2017. Recientemente, Bioceres ha comprado la mayoría accionaria de Rizobacter, empresa líder en tratamiento biológico de semillas y llega hoy a más de 25 países con la comercialización de sus productos. Desde su inicio Bioceres ha forjado fuertemente la innovación en biotecnología en el país con la creación de 10 empresas de base tecnológica y Joint ventures.
  • PharmADN. Empresa argentina fruto de la asociación de 4 científicos con más de 30 años de experiencia en la biotecnología argentina, formados en el sistema público, y el grupo CHEMO de la familia Sigman, un grupo multinacional de capitales argentinos con cuarenta años de trayectoria en la industria farmacéutica global. El grupo inversor trajo la visión de mejorar la accesibilidad y asequibilidad a los productos biofarmaceuticos a través del desarrollo y producción de anticuerpos monoclonales biosimilares. Con apoyo de instrumentos estatales de vinculación se logró desarrollar, fabricar, registrar y comercializar exitosamente 2 Anticuerpos monoclonales biosimilares para tratamientos del cáncer. Fue la primer empresa en Sudamérica en fabricar productos biológicos utilizando tecnologías de un solo uso, y en lograr en Argentina la inserción de Anticuerpos Monoclonales biosimilares, logrando un importante ahorro para los sistemas de salud. Este proyecto significó una inversión de unos USD 25 M, y se acaba de iniciar un proyecto de expansión con una inversión de unos 40 millones de dólares, para permitir cubrir la demanda nacional y exportar a países de la región.
  • Stämm. Compañía enfocada en desarrollar un nuevo concepto de producción biotecnológica en baja escala. En 2014, dos emprendedores de Quilmes fundan Stämm habiendo detectado una oportunidad para solucionar una problemática en la industria de Cerveza artesanal, produciendo levaduras líquidas en Argentina. Las levaduras líquidas son un insumo estratégico para el desarrollo de la matriz productiva de esta industria, brindando a los productores una amplia gama de cepas. Incubados en la Facultad de Agronomía de la Facultad de Buenos Aires, Stämm comienza a trabajar en la caracterización de cepas de levaduras y la estandarización de procesos en baja escala. Stämm propone un modelo de microfabricas biotecnológicas en red que facilita el desembarco al mercado de productos biotecnológicos para las industrias de alimentos y el agro. A principios de 2017, Stämm recibió un fondo semilla del company builder GridX, este  fondo fue apoyado por la Cámara Argentina de Biotecnología, con el objetivo de implementar la instalación de la primer microfábrica biotecnológica y consolidar a la empresa como proveedor líder de Argentina. En cinco meses Stämm desarrolló su primer prototipo de microfábrica que ya se encuentra productiva desde donde brinda servicios de control de calidad y ofrece dosis de levaduras a cervecerías artesanales de todo el país. 
BUSCADOR
Noticias
INFORMACIÓN RELACIONADA
Área
Ministerio
Video
Video de
Enlaces