09.03.2017

Barañao en Argentina Summit 2017

El titular de la cartera de Ciencia de la Nación participó del encuentro organizado por la revista inglesa The Economist, que reunió a representantes del gobierno, la industria y el mundo de la cultura

  • Barañao en Argentina Summit 2017
  • Barañao en Argentina Summit 2017
  • Barañao en Argentina Summit 2017

En torno a la consigna “Volviendo a emerger en la escena global”, fueron convocados empresarios, emprendedores, figuras de la política y el espectáculo por la publicación anglosajona The Economist. Durante el encuentro se analizaron las reformas implementadas en el Estado por la administración de Mauricio Macri con el objetivo de reposicionar el país en el mercado internacional y atraer inversiones extranjeras.

"Podemos tener cadenas enteras de alto valor agregado, lo que es muy atractivo hacia el exterior", expuso Barañao ante empresarios y prensa internacional.

A lo largo de la jornada, realizada en el Alvear Palace Hotel de Buenos Aires, se llevaron a cabo catorce paneles que abarcaron desde la coyuntura política local hasta el nuevo papel de la Argentina en el contexto global,  y se transitaron temáticas como inflación, déficit fiscal y emprendedorismo.

Por su parte, el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Lino Barañao, participó en la mesa “Sanando la economía: el potencial de la Argentina para curarse”, donde tuvo oportunidad de exponer algunos de los aportes más significativos implementados desde la cartera en los últimos años. El espacio fue compartido con la presidente del Grupo Insud, Silvia Gold; el director del programa Trust in Science de la firma GlaxoSmithKline, Israel Gloger; la investigadora principal del CONICET, Vanesa Gottifredi; y el corresponsal de The Economist en Buenos Aires, Jack Aldwinckle, quien ofició de moderador.

En ese marco, Barañao sostuvo: “La ciencia y la tecnología pueden ayudar al país a entrar en una nueva economía. Hoy el mundo está hablando de una bioeconomía, que tiene dos acepciones: una, basada en el uso de los seres vivos para generar cadenas de valor, que tiene un componente de sustentabilidad, reciclado y circularidad; y otra, que entiende al desarrollo humano a partir del desarrollo científico-tecnológico para cada una de las cadenas, que van desde la producción de energía por biomasa hasta la acuicultura, pasando por la industria farmacéutica o la impresión de proteínas en vegetales. Argentina tiene una combinación óptima de recursos naturales y humanos, ambos insustituibles para un uso sustentable. Lo que estamos proponiendo desde el Ministerio es un concepto que denominamos BAR, por Bioeconomy Argentinian Regions, ya que tenemos una cantidad de oportunidades de negocios en las distintas regiones del país que representan alternativas muy atractivas para inversores; por lo que desde nuestra área trabajamos para sentar las bases de la economía del futuro”.

Más adelante, el ministro señaló que todas las líneas centrales de financiamiento se mantienen y se agregaron otras. En el caso de las primeras, se refirió a la iniciativa Pampa Azul para el uso sustentable del Mar Argentino, que fue elaborada por siete ministerios de la gestión anterior y continúa en la actualidad. “Esto ocurre porque se trata de un objetivo tan consensuado que siguió y obtuvo un apoyo económico por el cual tenemos una flota de barcos de investigación. Lógicamente, la ciencia no es una isla dentro de la economía del país, pero sí  hay un decidido respaldo a la ciencia y la tecnología porque se la incluye en el plan productivo nacional; cosa que evidencia su inserción en la visión económica de la Argentina”, puntualizó.

En su intervención, Barañao afirmó: “Vinculamos, a través de consorcios público-privados, al sector académico con el sector productivo para llegar con bienes y servicios a los mercados, de modo tal que se demuestre al ciudadano común que lo asignado a la ciencia es una inversión y no un gasto. También apostamos a la creación de empresas de base científico-tecnológica, por medio del apoyo a start-up’s que van desde biotecnología a la informática”. Y agregó: “Podemos tener cadenas enteras de alto valor agregado, lo que es muy atractivo hacia el exterior y, por ende, debemos aprovechar”.

En esa línea, Gold sostuvo que Argentina tiene un papel de liderazgo en Latinoamérica, debido a la calidad de sus investigadores. Asimismo, se refirió a distintos financiamientos que recibieron del Ministerio a través del Fondo Argentino Sectorial (FONARSEC), y comentó: “Ese dinero permitió el desarrollo de una planta para anticuerpos monoclonales a finales de 2011, y tres años después nosotros teníamos el primer biosimilar aprobado en la Argentina. Esto es un muy buen ejemplo, porque si bien el subsidio recibido fue de alrededor de 7 millones de dólares, sólo en 2016 el ahorro de divisas por la alícuota de unidades que vendimos como industria nacional produjo un ahorro de divisas para el país de 25 millones de dólares y un ahorro para el sistema de salud de 7 millones de dólares por la compra de biosimilares”.

A su turno, Gloger ponderó las aptitudes de la ciencia argentina, especialmente aplicada a la medicina, y alegó: “Para Glaxo, el país está posicionado en el tercer lugar del mundo en cuanto a la calidad y la importancia de los estudios clínicos patrocinados por GSK Argentina. Aquí hemos duplicado una planta irlandesa porque lo ganamos en una competición con GSK de todo el mundo”.

Por último, Gottifredi enfatizó que la carta de presentación de un país es la investigación, una masa crítica que Argentina viene fortaleciendo en los últimos años. Describió la transición hacia el conocimiento aplicado a partir del conocimiento inminentemente útil, un proceso que ella misma realizó a través de un consorcio.

Las disertaciones en el Summit abordaron interrogantes como: ¿Qué sigue para las multinacionales que hacen negocios en el país? ¿Cómo puede la Argentina fomentar la innovación y el emprendedurismo? ¿Qué puede hacer el gobierno para atraer más inversión del sector privado? ¿Cómo puede restaurar la imagen de la Argentina en el extranjero?

La cita contó con las intervenciones del jefe de Gabinete Nacional, Marcos Peña; la gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal; los ministros de Relaciones Exteriores y Culto, Susana Malcorra; Hacienda, Nicolás Dujovne; Energía y Minería, Juan José Aranguren; y el jefe de la Unidad de Información Financiera (UIF), Mariano Federici.

La lista de oradores incluyó al presidente del Grupo Los Grobo, Gustavo Grobocopatel; el cineasta Daniel Burman; el director del Ballet Nacional Sodre, Julio Bocca; el inventor Gino Tubaro; la cofundadora de la aceleradora NXTP Labs, Marta Cruz; el ex presidente de Chile, Sebastián Piñera; el embajador de Japón en la Argentina, Noriteru Fukushima; y el director del Banco Mundial para el Cono Sur, Jesko Hentschel; entre otros.

BUSCADOR
Noticias
INFORMACIÓN RELACIONADA
Área
Ministerio
Video
Video de
Documentos
Enlaces